BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

lunes, 20 de septiembre de 2010

Hábitos nocturnos

Hola,

Llevo varias noches durmiendo con Zapas, la llamamos de las dos maneras, cuando me acuesto al rato aparece ella. Se pasa el día durmiendo, todavía debajo de la cama que es donde se siente más segura pero va reconociendo el terreno día a día, cualquier sonido le llama la atención y está alerta.
Me lo paso muy bien con ella, observándola. También ella me observa atentamente, extática, como si fuera un juego a ver quien aguanta más la mirada jaja! hasta que hace como un suave guiño con los ojos, o uno sólo, ¡qué bella!
Cuando me acuesto empieza el ritual jajaja!, al rato veo una sombra que se desplaza tranquilamente protegida por la oscuridad, se refriega por el borde de la cama hasta llegar a la altura de mi cabeza y veo así a oscuras cómo me mira, con un sutil maullidito esperando una caricia, se la doy y ale! a echarse de lado y amasar el aire. Yo me duermo y me despierto algunas veces porque tengo el sueño ligero, miro y ya se ha ubicado en un lado de la cama.
A veces creo que sueño pero no, no es un sueño, es Zapatitos saltando sobre mí de un lado al otro de la cama, con tanto arte que si no es porque estoy medio dormido no me entero. Entonces ella nota que no estoy dormido y vuelve a restregarse por el borde, acercándose a mi cabeza para que la mime. ¡Zapatitos, son las tres de la mañana!
Pero anoche para mí fue graciosísimo, me despierto y veo la caña de pescar con su peluchito al lado de la cama, ¡ein!? ¿la habrá dejado Rita para ella?, no le doy más importancia, unas horas después vuelvo a mirar, ya no está la caña, oigo un alma errante que la arrastra por el pasillo jajaja!. Nada, me vuelvo a dormir, y noto cómo Zapatitos se está acomodado de nuevo en la cama, es muy tarde, se la pasa de vida nocturna, ¡claro! duerme tanto por el día que por la noche fiesta!, y tanta porque me despierto y me encuentro pegado a la cama sus juguetes, los trae del salón a la habitación por si acaso a papi le apetece jugar :-)
Luego la otra noche no la veo por la habitación, miro hacia arriba, en la mesilla, hay una figura envuelta en oscuridad, como siempre es de madrugada, está observando y esperando que un ser durmiente despierte para abalanzarse sobre él, salta, carrera.... ¡placaje mimoso!... dos cabezas se restriegan de placer y dicha.
Así que con estas aventuras gatunas estoy esperando los acontecimientos de esta noche.
... continuará....

2 comentarios:

Marta dijo...

Ains, "trastadas" como esas son las que molan. ^_^ Me la imagino arrastrando la caña de pescar por toda la casa (también lo hacía aquí) y me mondo de la risa. :D

Es un amor de gatita, me alegra que podáis darle las atenciones que se merece. :-)

Mar dijo...

yo creo que os dejo la caña hay porque queria jugar jajaja
pero claro a las 3 de la mañana no son horas.